¿Cuando pedir ayuda?

Psicólogo clínico infantil: ¿Cuando pedir ayuda?

Algunas veces los papás tienen claro que necesitan ayuda, pero en muchas otras ocasiones puede resultar muy confuso decidir cuando algo que observan en el niño/adolescente es normal o no, y más aún decidir si ellos solos podrán hacer frente a la situación o será necesaria ayuda profesional.

Afortunadamente, cada vez es menor la resistencia de los papás a acudir al psicólogo clínico infantil, pero si es cierto que suele ser difícil dar ese paso y que suelen sufrir durante mucho tiempo el problema antes de decidirse. Es muy importante ser conscientes de que en muchas ocasiones, puede resultar beneficiosa la ayuda profesional debido, entre otros, a algunos de los siguientes factores:

– Se dan circunstancias excepcionales y los papás se sienten perdidos en cuanto a cómo actuar.

– Sus métodos habituales no han funcionado o han dejado de hacerlo.

– Se encuentran ante un trastorno serio.

– O… simplemente porque están tan inmersos e implicados emocionalmente en el problema,  que se sienten bloqueados (¡incluso los mismos profesionales necesitamos muchas veces esta ayuda externa cuando estamos muy inmersos en el problema!).

Algunas de las señales más comunes que pueden aparecer cuando un niño no se encuentra emocionalmente bien son las siguientes:

  • Se siente triste todo el tiempo. Está muy apagado y desmotivado con respecto a su comportamiento habitual
  • No puede sentirse tranquilo.
  • Se enfurece con mucha facilidad y rapidez. Se muestra agresivo
  • Tiene cambios en el rendimiento escolar
  • Se retrae o aísla
  • Actúa muy diferente a como lo hace habitualmente
  •  Tiene cambios de apetito.
  • Tiene poca energía.
  • Muestra menos interés en las actividades. No le apetece jugar
  • Tiene problemas para concentrarse.
  • Llora mucho.
  • Tiene dificultades para dormir.
  • Presenta alteraciones en el  comportamiento que el entorno se siente incapaz de comprender o manejar

En general, se puede recomendar la consulta a un profesional cuando los niños/adolescentes manifiestan comportamientos o emociones que provocan un deterioro en su vida escolar, familiar y/o social y que se presentan con una frecuencia o intensidad superior  a lo esperable. Cuando estos problemas se mantienen en el tiempo, y siempre que la familia o el colegio tengan dudas, sería recomendable consultar.

Es importante tener en cuenta que siempre será la familia  el pilar fundamental del niño/adolescente.  La función del terapeuta a penas servirá de nada si no contamos con el apoyo  y colaboración de los cuidadores principales, por tanto, se trata de un trabajo en equipo entre las personas más importantes del entorno  del niño/adolescente (cuidadores, educadores…), el propio niño/adolescente y el terapeuta. En algunas ocasiones estará indicado un proceso de psicoterapia, en otras puede bastar con sesiones puntuales de asesoramiento.

Y recuerda, que cualquiera de nosotros, en cualquier momento de nuestras vidas podemos precisar de ayuda psicológica. Solo algunos tienen la madurez suficiente para ser capaces de pedirla.

 

o-RESILIENCIA-facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s