Archivo de la categoría: Autoestima

A vueltas con la timidez infantil: recomendaciones

Todas las imágenes pertenecen al cuento “Mimí, tomatito”

Las relaciones sociales son muy importantes para el ser humano. No solo dependemos de los demás para sobrevivir sino que el apoyo social es uno de los factores considerados como de protección para superar cualquier adversidad o incluso prevenir trastornos. Las dificultades en la interacción social pueden llegar a suponer un problema importante.

La mayoría de las consultas que tenemos los psicólogos clínicos relacionadas con dificultades en las relaciones interpersonales en niños suelen tener que ver con trastornos de conducta;  los niños con problemas de excesiva timidez, al ser menos llamativos y menos molestos para el entorno, suelen pasar desapercibidos. No obstante, su sufrimiento y la necesidad de intervención no son menores y por eso he decidido hacer este post, para dar visualización a los niños tímidos.

Lo primero que me gustaría dejar claro es que me encantan las personas tímidas. Suele haber personas muy bonitas detrás de la timidez: suelen tener con un gran corazón, ser nobles  y empáticos. Me inspiran una gran confianza.

Tendemos a categorizar la timidez como un atributo negativo. Pero la timidez no es mala en sí misma,  el simple hecho de no categorizarla como negativa ayuda, paradógicamente, a aceptarse a uno mismo y abrirse a los demás.

La vergüenza, que es la emoción principal que encontramos tras la timidez, es universal y aparece en todas las personas y todas culturas, es una emoción útil que ayuda comportarse adecuadamente ante ciertas situaciones, ser cautos ante la novedad  o incluso a intentar ser mejores en lo que hacemos y actuar con reflexividad.

No todo el mundo necesita relacionarse en el mismo grado, el problema es cuando uno se relaciona poco pero le gustaría hacerlo más y se siente mal por ello. Es importante distinguir distintos niveles de timidez. Existen desde los casos más graves que provocan rechazo en otros niños a los que prefieren relacionarse poco pero no les agobia y no tienen problemas si tienen que hacerlo.

El problema viene pues, cuando la timidez conlleva sufrimiento y nos impide hacer cosas que nos gustaría poder hacer. Se convierte en un problema cuando aparece con demasiada frecuencia, en situaciones en las que no tendría por qué aparecer o bien cuando lo hace de manera muy intensa. Además si el malestar es excesivo o interfiere significativamente en la vida cotidiana de los niños podemos estar ante trastornos como fobia social, trastornos de vinculación, depresión… y sería necesario hacer un diagnóstico diferencial. En esta entrada me centro exclusivamente en cómo las familias pueden ayudar a los niños tímidos a mejorar sus relaciones y sentirse mejor consigo mismos. En ningún caso pretendo nunca convertir a los niños en extrovertidos, sino respetar su timidez y ayudarle a que no sea una causa de sufrimiento.

tomatito 3.jpg

Os expongo a continuación algunas recomendaciones para las familias:

–          No etiquetes al niño. La tendencia natural que tenemos los padres cuando nuestro niño baja la mirada y se niega a saludar, a menudo es decir “es que es muy tímido”, ”no te va a contestar”, “no sé qué hacer con este muchacho…”.  Para todos los niños y en especial para los tímidos, lo que escuchan de los demás es importante, y puede sumergirles aún más en su rol de timidez, siendo cada vez más difícil que traten de romperlo. En lugar de eso, podemos no prestar excesiva atención a ese comportamiento y hablarlo con él a solas con tranquilidad y sin reproches. “Cuando alguien nos saluda, le gusta que les digamos hola, puedes intentarlo la próxima vez”

–          No compares más que consigo mismo.

–          Evita reproches y críticas de los comportamientos de timidez.

–          No prestes excesiva atención a las conductas de timidez

–          Muestra expectativas positivas y realistas “seguro que cada vez te irá costando menos”.

–          Ves despacio. Expónle poco a poco a situaciones sociales, empezando por las que sean más sencillas y fáciles para él, en las que el éxito esté asegurado. Incluso podemos entrenar antes en casa (por ejemplo jugando a las tiendas, jugando a que vamos al parque), podemos invitar a algún compañero con el que tenga más feeling a casa o al parque e ir ampliando el círculo poco a poco….

tomatito 2.jpg

–          Favorece situaciones sociales tanto en la calle como en casa y en la escuela. No es lo mismo pasar la tarde viendo una peli que jugando a juegos de mesa o juego simbólico. Trata de proporcionar, sin forzar, situaciones sociales variadas, que te acompañe siempre que sea posible a tus recados y poco a poco colabore.

–          A través de cuentos, juegos y películas puedes presentar modelos de cómo relacionarse. Son especialmente eficaces los modelos con los que el niño se puede identificar y que van superando progresivamente sus propias dificultades (edito para poner algunos cuentos: Mimí tomatito, Que hace un cocodrilo por la noche, Fuera vergüenza, Carlota no dice ni pío…). Contar cuentos e historias ayuda además a ampliar el vocabulario y mejorar las habilidades de conversación.

–          Evita situaciones excesivamente incómodas donde se ponga de manifiesto su timidez de una manera muy patente (por ejemplo esperar mucho rato todos a que el niño conteste o a situaciones muy ansiógenas cuando aún no hemos superado otras menores).

–          Refúerzarle por cualquier intento de afrontamiento de situaciones sociales, haya sido eficaz o no. Si tenemos que apoyarle o sugerir mejoras, hazlo a solas con tranquilidad.

–          Sé un ejemplo.

–          Muchas veces nuestra actuación no será directa sobre la timidez, ya que puede resultarles violento y causar inhibición, si no a través de potenciar el autoestima y la autonomía del niño. La timidez suele estar asociada a una baja autoestima.

 o   Puedes leer esta entrada sobre algunas recomendaciones para potenciar el autoestima infantil en positivo: Autoestima infantil: 15 recomendaciones

o   Evita la sobreprotección. La sobreprotección trasmite miedo e inseguridad. Muchas veces estos niños parecen vulnerables y provocan en el otro un sentimiento de necesidad de protegerlo. Es importante tratar de no hacer las cosas por él y poco a poco ayudarle a ganar en autonomía tanto en casa como fuera de ella. Asígnale responsabilidades de acuerdo a su edad que le hagan sentirse útil y capaz.

–          Ten paciencia y tranquilidad, los cambios son lentos. No olvides que para el niño es difícil.

–          Respeta su necesidad de privacidad. También tenemos que dejarles su espacio y no tratar de manera obsesiva que todo el rato se esté relacionando.

–          En situaciones nuevas, deja que primero observe. No le fuerces a actuar. Son niños que necesitan observar más que otros antes de actuar.

–          Habla con él en casa sobre tu día a día, pregúntale por el suyo (sin invadirle). Es importante aprender a conversar con naturalidad y la mejor manera de hacerlo es en casa.

–          Reconoce tus errores y muéstrale cómo te sirven para aprender.

–          No le interrumpas cuando esté haciendo algo para que lo haga más deprisa, respeta sus tiempos en la medida de lo posible.

–          Anticipa los cambios y como serán las situaciones nuevas a las que se enfrente siempre que sea posible. Cuanto más sepa sobre esas situaciones, menores serán los temores.

Y por supuesto, si piensas que el grado de malestar de tu pequeño es importante y sientes que tu apoyo no es suficiente, no dudes en pedir consulta con un profesional. Algunas de las características de los niños que sufren timidez que suelen trabajarse en consulta son:

–          Déficit en habilidades sociales

–          Tendencia al aislamiento

–          Tendencia a la inactividad

–          Evitación de situaciones interpersonales

–          Pensamientos negativos o distorsionados sobre si mismos (con baja autoestima), los demás y las situaciones

–          Excesiva atención hacia si mismo y su actuación (que en ocasiones incluso pueden confundirse con déficit de atención)

–          Miedo al rechazo y juicio de los demás

–          Sentimientos de soledad, tristeza…y también irritabilidad o enfado exagerado en el contexto familiar.

        Y ante todo, respeta su introversión y hazle tener presente que lo que te importa no es que se relacione más o menos sino que sea feliz y no lo pase mal en esas situaciones, transmite que son cosas que se aprenden y necesitan tiempo.

tomatito 4.jpg

Anuncios

El cuento de la mariposa: reflexiones sobre autonomía

Os comparto este precioso cuento de Jorge Bucay para reflexionar.

mariposa

“Mi mamá era hija de una pareja de campesinos de Entre Ríos.

Nació y creció en el campo entre animales, pájaros y flores. Ella nos contó que una mañana, mientras paseaba por el bosque recogiendo ramas caídas para encender el fuego del horno vio un capullo de gusano colgando de un tallo quebrado.

Pensó que sería más seguro para la pobre larva llevarla a la casa y adoptarla a su cuidado. Al llegar, la puso bajo una lámpara para que diera calor y la arrimó a una ventana para que el aire no le faltara.

Durante las siguientes horas mi madre permaneció al lado de su protegida esperando el gran momento. Después de una larga espera, que no terminó hasta la mañana siguiente, la jovencita vio cómo el capullo se rasgaba y una patita pequeña y velluda asomaba desde dentro.

Todo era mágico y mi mamá nos contaba que tenía la sensación de estar presenciando un milagro.

Pero, de repente, el milagro pareció volverse tragedia.

La pequeña mariposa parecía no tener fuerza suficiente para romper el tejido de su cápsula. Por más que hacia fuerza no conseguía salir por la pequeña perforación de su casita efímera.

Mi madre no podía quedarse sin hacer nada. Corrió hasta el cuarto de las herramientas y regresó con un par de pinzas delicadas y una tijera larga, fina y afilada que mi abuela usaba en el bordado.

Con mucho cuidado de no tocar al insecto, fue cortando una ventana en el capullo para permitir que la mariposa saliera de su encierro. Después de unos minutos de angustia, la pobre mariposa consiguió dejar atrás su cárcel y caminó a los tumbos hacia la luz de la ventana.

Cuenta mi madre que, llena de emoción, abrió la ventana para despedir a la recién llegada, en su vuelo inaugural.

Sin embargo, la mariposa no salió volando, ni siquiera cuando la punta de las pinzas la rozó suavemente.

Pensó que estaba asustada por su presencia y la dejó junto a la ventana abierta, segura de que no la encontraría al regresar.

Después de jugar toda la tarde, mi madre volvió a su cuarto y encontró junto a la ventana a su mariposa inmóvil, las alitas pegadas al cuerpo, las patitas tiesas hacia el techo.

Mi mamá siempre nos contaba con qué angustia fue a llevar el insecto a su padre, a contarle todo lo sucedido y a preguntarle qué más debía haber hecho para ayudarla mejor.

Mi abuelo, que parece que era uno de esos sabios casi analfabetos que andan por el mundo, le acarició la cabeza y le dijo que no había nada más que debiera haber hecho, que en realidad la buena ayuda hubiera sido hacer menos y no más.

Las mariposas necesitan de ese terrible esfuerzo que les significa romper su prisión para poder vivir, porque durante esos instantes, explicó mi abuelo, el corazón late con muchísima fuerza y la presión que se genera en su primitivo árbol circulatorio inyecta la sangre en las alas, que así se expanden y la capacitan para volar. La mariposa que fue ayudada a salir de su caparazón nunca pudo expandir sus alas, porque mi mamá no la había dejado luchar por su vida.

Mi mamá siempre nos decía que muchas veces le hubiese gustado aliviarnos el camino, pero recordaba a su mariposa y prefería dejarnos inyectar nuestras alas con la fuerza de nuestro propio corazón.”

Pienso que es un cuento que por si mismo no precisa de mucha explicación, pero si me gustaría matizar algunas cosas cuando hablamos de la tan importante autonomía de nuestros pequeños. No se trata de dejar a nuestros niños solos. Se trata de no hacer por ellos lo que podemos enseñarles a hacer por si mismos: aunque se equivoquen, aunque sean más lentos, aunque nos surja la necesidad de darles soluciones inmediatas ante sus problemas… Siempre acompañándoles en sus equivocaciones, en sus reflexiones, enseñándoles también que pueden pedir ayuda y que estaremos ahí si lo necesitan.

Perseguir la autonomía del niño como fin en su desarrollo no es perseguir que haga las cosas siempre solo  y siempre como primera opción, sino que logre distinguir aquellas situaciones que puede resolver de aquellas en las que necesita ayuda, y que se sienta capaz de pedirla. Enseñar a un niño a pedir ayuda es enseñarle a ser autónomo también, ya que como seres sociales que somos el no saber pedir ayuda en determinadas situaciones puede cargarnos de mucho sufrimiento. Pedir ayuda es bueno y nos podemos encontrar en situaciones serias en las que el niño que no sepa pedirla o lo conciba como debilidad y sufra en silencio. 

Queremos niños y personas autónomas… que sepan diferenciar las situaciones en las que necesitan ayuda y no teman pedirla cuando así sea. Y recordar que en algunas ocasiones, uno también disfruta de ser ayudado simplemente por el gozo de compartir con el otro o en momentos de mayor estrés o vulnerabilidad.

Quizás una pauta por la que dejarnos guiar a la hora de ayudar o no al niño, es que  no nos dejemos llevar por nuestra impaciencia o por el temor a que se equivoquen. Esperar, animar, acompañarles, preguntar si precisan ayuda antes de de invadirles y hacer las cosas por ellos, darles ayudas parciales en las que ellos puedan colaborar, buscar ocasiones en las que pedirles ayuda nosotros a ellos, preguntando como creen que pueden resolver una situación en lugar de darles la respuesta inmediata, analizando conjuntamente las equivocaciones, no hacer las cosas por ellos sino con ellos…

mariposa

Autoestima infantil: 15 recomendaciones

 

autoestima-y-ninos

 

Vamos a comenzar el año con algunas recomendaciones para fomentar la autoestima de los peques:

  • Estar presentes, tenerle en cuenta. Dedícales tiempo exclusivo, escúchales con atención cuando te hablen, mirándoles, dando muestras de que escuchas y te interesas.
  • Dales responsabilidades, fomenta su autonomía. Hay muchos aspectos de la vida cotidiana de un niño en que se le puede ofrecer autonomía. Por ejemplo, en sus hábitos diarios de higiene, alimentación, sus obligaciones, en la gestión de su tiempo de ocio… Déjales tomar pequeñas decisiones y elegir entre diferentes opciones acordes a su edad.
  • Facilita situaciones donde pueda relacionarse con diferentes niños.
  • Establece límites y sé consistente con ellos. Los límites dan seguridad, marcan el camino y los niños los necesitan.
  • No compares. Ni de forma negativa ni positiva. Le quieres y valoras por ser él mismo, no por ser mejor ni peor que otros.
  • No le etiquetes. Las etiquetas ( “el listo”, “el vergonzoso”, “el revoltoso”…) tanto en positivo como en negativo son perjudiciales. Una etiqueta en positivo puede generar ansiedad en el niño intentando cumplir siempre con tus expectativas y sintiéndose muy mal cuando no lo consigue.
  • Cuando tenga un mal comportamiento juzga las conductas y no al niño, no es lo mismo decir “que malo eres” que “está mal que empujes a ese niño”.
  • Déjale probar, explorar cosas nuevas, equivocarse. No le des las soluciones de manera inmediata, deja que lo intente y si fracasa normalízalo y hablad de qué podíamos haber hecho de manera diferente. Reconozcamos nuestros propios errores.
  • Sé lo más específico posible a la hora de hacer halagos, es preferible decir “Me gusta mucho como has recogido todos tus juguetes” que “te has portado bien”. Es importante que el niño sepa exactamente qué es lo que te ha gustado y además son halagos más creíbles. No exageres.
  • Valora sobretodo el esfuerzo, no te limites a premiar el logro.
  • No le sobreprotejas. Mostrar excesivamente nuestro miedo a separarnos, a que intenten cosas nuevas… le puede trasmitir inseguridad.
  • No le critiques delante de otros, aunque parezca que no escucha.
  • Valida sus emociones.
  • Si tienes más hijos, intenta buscar, de vez en cuando un espacio individual a uno.
  • Y sobre todo, fomenta tu propia autoestima y autocuidado pues eres el mejor ejemplo que puede seguir.