Archivos Mensuales: septiembre 2017

Un pellizco en la barriga y otros cuentos para apoyar el duelo

La pérdida de un ser querido es una de las más difíciles situaciones por las que todas las personas tenemos que pasar en algún momento de nuestra vida.

Podéis encontrar información muy completa sobre el duelo infantil y cómo ayudarles en la siguiente guía:  Explícame que ha pasado (haz click en el título para acceder).

Yo quería hablaros de los cuentos. Ha caído en mis manos el cuento “Un pellizco en la barriga” de Alma Serra y ha sido un flechazo.

portada.jpg

De primeras ya el título me ha enamorado, porque cuánta razón tiene, y es que nuestra angustia más profunda no solemos sentirla en el corazón, sino en la barriga. Y es que muchas veces es ese retorcimiento de tripas y el nudo en el esófago que nos ahoga y nos provoca un vacío el que nos indica que emocionalmente no estamos bien. Emociones y aparato digestivo suelen estar muy conectados, aunque suena más bonito hablar del corazón.

Este cuento, más que un cuento es una guía. Explica muy bien las emociones y pensamientos que todos podemos tener ante un proceso de duelo.

PicsArt.png

Si has vivido una pérdida importante ¿Te suena?

recuerdos

culpa

¿Y la culpa por lo dicho y lo no dicho?

 

Además en cada parte del proceso propone ejercicios a realizar para ayudar a cada fase.

album

 

Yo lo recomendaría para niños a partir de primaria, pero también para adultos. Que no os eche para atrás que sea un cuento infantil, no sólo podréis identificaros con lo que siente Mar (su protagonista) y beneficiaros de los ejercicios propuestos sino que además, el hecho de que sea un cuento con ilustraciones con tanto significado y escrito con tanta belleza estimulará también nuestro hemisferio derecho del cerebro y el procesamiento emocional será más completo.

Al final del cuento,  podemos encontrar una serie de recomendaciones para leer el cuento a los niños.

La historia está inspirada en el proceso M. A. R (Movimiento hacia el agradecido Recuerdo) creado por Carlos Odriozola. De ahí el nombre de nuestra protagonista, Mar.

Las fases por las que la protagonista de nuestro cuento pasa son:

  • Aceptación de la pérdida
  • Conectar con el dolor o la rabia
  • Identificar las situaciones de culpa
  • Despedida agradecida
  • Reutilización de la pérdida en beneficio de la sociedad

El sentimiento de agradecimiento es una de las emociones más bonitas que podemos encontrar en estos procesos y es importante potenciarla.

 

A continuación os dejo una lista de otros cuentos, para que independientemente de recomendaciones podáis ojearlos y elegir el que más se adapte a vosotros. Existen muchos más en el mercado. Estos son mis favoritos. Las edades son orientativas, dependerá de cada niño, entendiendo a cada edad diferentes matices del cuento.

Pérdida de la mascota:
– Yo siempre te querré, de Hans Wilhem, editorial Juventud. A partir de 4 años.
– No te olvido. Editoral Edebé. A partir de 5 años
– Cipariso. A partir de 5 años.
– ¿Cómo es posible? La historia de Elvis. A partir de 6 años
– Frida. De Vanesa Rodríguez . A partir de 7 años
Pérdida de los abuelos:
– Buenas noches Abuelo, Roser Bausa. A partir de 3 años.
– La muerte. Mi amiga invisible. Editorial Salvatella. Desde 3 años
– Así era mi abuelito, Parragón Ediciones. A partir de 4 años
– La isla del abuelo de Benji Davies. A partir de 4 años. (Me gusta especialmente)
– La caricia de la mariposa. Editorial Kalandraka. A partir de 4 años.
– Mi abuelo y yo. Editorial Juventud. A partir de 5 años.
– ¿Dónde está el abuelo?, Tándem Ediciones. A partir de 6 años.
Pérdida del padre o la madre
– Un pellizco en la barriga aunque no especifica quién es la persona que ha fallecido me parece ideal para este tipo de pérdida (y para cualquiera importante).
– Siempre te querré, pequeñín. A partir de 4 años (madre). No aborda proceso de duelo señala amor incondicional de la mamá incluso más allá de la muerte.
– No es fácil pequeña ardilla. (madre). A partir de 5 años.
– Para siempre de Kai Lüftner. A partir de 5 años. (padre)
– El corazón en la botella. A partir de 5 años (madre)
– Paz. Papá se fue sin avisar. A partir de 5 años.
– Mamá se ha marchado, SM. A partir de 8 años.
– El tren. Silvia Santirosi. A partir de 8 años. (madre)
– No puedo dormir. Stein Erik Lunde. A partir de 8 años. (madre)
Pérdida de los hermanos
– El duende del lago, dentro de Cuentos para el adiós, SM. A partir de 6 años.
Pérdida de los amigos
– Bolita de nube. A partir de 4 años
– ¿Qué viene después del mil?. A partir de 5 años.
– Inés azul de Pablo Albo. A partir de 6 años.
– El oso y el gato salvaje, Corimbo. A partir de 6 años.
– Más allá del gran río. Editorial Juventud. A partir de 7 años.
– El tren de medianoche. Anaya. A partir de 12 años.
Pérdidas donde no se especifica parentesco
– La estrella de Laura. A partir de 3 años. (No hay muertes en el cuento, nos cuenta cómo cuesta separarse de las cosas que queremos).
– Vuela mariposa, vuela. A partir de 3 años
– Un pellizco en la barriga
– El árbol de los recuerdos (Hablo de él en esta entrada)
– Para siempre, De Camino García. A partir de 6 años.
– Cuentos para el adiós , Begoña Ibarrola (varios cuentos sobre diferentes tipos de pérdidas)
– El zorro y la estrella. Ed. Nube de tinta. A partir de 7 años.
– Vacío de Anna Llenas. A partir de 8 años por su complejidad y abstracción.
Cuentos sobre la muerte en general
– Efímera (bueno para introducir la muerte suavemente sin tener que haber vivido ninguna situación de pérdida). A partir de 5 años.
– Es así. Paloma Baldivia . A partir de 5 años. Sobre el ciclo de la vida.
Duelos especiales 
– Cuerpo de nube de Ana Eulate: lo recomendaría sobretodo para enfermedades en situación paliativa (para preparar para la muerte de esa persona) o duelos de éstas. El cuento trata de un hermanito que nace diferente, con cuerpo de nube (que podemos hacer símil con la enfermedad). A partir de 4 años.
unnamed
Anuncios