LAS RABIETAS (II): recomendaciones para prevenirlas

Además de la actuación durante las rabietas como vimos en la entrada anterior, también tenemos que tener en cuenta algunas recomendaciones para tratar de evitar algunas de ellas:

  • No decirle a todo que no por sistema, sino cuando sea imprescindible por educación, por seguridad o porque realmente no sea el momento. Los niños necesitan límites, pero límites con sentido. El niño necesita manifestar su independencia pero para ello tiene que enfrentarse a las personas que más quiere. Es algo muy duro para él. Es importante que pueda tomar algunas decisiones, que pueda oponerse y que sus padres lo apoyen en esto. Cedamos ante las cosas que no sean importantes (que se ponga una camiseta que no le hace juego con los pantalones, por ejemplo). Ante esto será necesario meditar bien en qué cosas cederé y en qué cosas no. Si le voy a decir que sí a algo, que sea desde el principio. Si digo que no, tengo que mantener la respuesta. Es necesario importante mantener esta coherencia y  tener unas normas claras.
  • Ante una negativa u oposición, antes de forzarle, intentar:

1º. Reconocer sus sentimientos “vaya, parece que hoy no te apetece nada ducharte”

2º. Educarle en cómo deberían ser las cosas o qué se espera de él “Todas las personas tenemos que ducharnos y estar limpios. Hemos hecho muchas cosas hoy y ahora estamos sucios. No me gustaría que mañana fueras sucio al cole y todos pensaran que no te cuidamos bien o que no sabes limpiarte”

3º. Darle capacidad de elección.  “¿Cómo crees que podemos solucionarlo? ¿Hay algo que podemos hacer para que sea más fácil ir a la ducha hoy?”

4º Si continua la negativa, mostrar nuestra disconformidad “me disgusta que no te duches. En esta casa, nos gusta que todos estemos limpios” y volver a replantear las mismas u otras alternativas.

  • Da las órdenes de manera clara, corta, sencilla, de una en una. Ponte a su altura y  busca el contacto ocular. Emplea un tono alegre al dar esas instrucciones, para que suene más como una invitación que como una imposición
  • Mantén una actitud firme y segura.
  • Mostrar coordinación entre ambos padres. Es preferible que mostréis que estáis de acuerdo delante del niño, aunque sintáis que el comportamiento de un progenitor está siendo injusto. Podéis hablarlo más tarde sin el niño delante.
  • Nunca le amenacemos con dejarle de querer o abandonarle. Un niño tiene que sentir que lo querremos siempre, haga lo que haga. Si demostramos esto y somos respetuosos con ellos, a la larga las rabietas siempre serán más suaves. Su angustia será menor.
  • Retira la atención de conductas no deseadas y ponla en las deseadas. Debemos recordar que es mucho más importante aplaudir al niños sus comportamientos positivos que reprocharle los negativos (muchas veces nos olvidamos de ello al pensar que “tiene que ser así”).
  • Aunque es preferible extinguir las conductas indeseadas y reforzar las conductas deseadas, si amenazo con algún castigo, tengo que cumplirlo.
  • Si sabemos que algo puede desencadenar una rabieta, intentemos evitarlo (no voy a pasar por el parque si sé que es muy tarde para quedarnos, no voy a dejar a la vista cosas que se le puedan antojar…)
  • Prevenir situaciones como el hambre o el sueño o no tratar de realizar actividades que puedan cansarle cuando se encuentra en ese estado.
  • No abuses del tiempo que pasas en lugares donde el niño se tiene que comportar (por ejemplo el supermercado).
  • Trata, aprovechando cualquier oportunidad, de poner palabras a las emociones del niño. Hablar en voz alta lo que el niño puede estar sintiendo en determinados momentos lo ayudará a hacerse más consciente de sus emociones. Aprovecha las oportunidades diarias para hablar sobre emociones en general, y en particular para contarle que es estar enfado y como uno no siempre consigue lo quiere (por ejemplo cuando aparecen situaciones en otros niños, cuentos, dibujos animados…)
  • Establece límites y rutinas claras
  • No entres con el niño en discusiones sobre quien manda o como deben ser las cosas
  • Si el niño tiene mucha energía y es muy movido, intenta emplearla en cosas positivas (juego, deportes, aire libre, ayudar a mamá en casa…)
  • Si se va a cambiar de actividad es mejor hacérselo saber con tiempo para que vaya asimilándolo. Por ejemplo si se va a cenar y está jugando, avisarle unos minutos antes para que vaya recogiendo.

Y lo más importante:

  • Sé un modelo para ellos. Es importante poder manejar bien la frustración delante de ellos y no perder los nervios cuando no conseguimos lo que queremos. Los niños son unos perfectos imitadores. Si ven a sus padres gritar y discutir, tenderán a utilizar estas fórmulas cuando se enfaden.

Ante todo, será muy importante desarrollar la paciencia y saber que es una etapa pasajera que, aunque no es fácil, manejada con naturalidad no conllevará a mayores problemas. Poco a poco el niño encontrará sus fórmulas para regularse.

Para concluir, podemos considerar que las rabietas son anormales y precisan de ayuda de un especialista:

–       Si no disminuyen una vez superados los 4-5 años.

–       Si el niño causa lesiones o se autolesiona durante un berrinche.

–       Si se aguanta la respiración o se producen desmayos.

–       Si el niño se niega a comer o a dormir de forma reiterada.

–       Si éstas van acompañadas de otros síntomas como pesadillas, terrores nocturnos, involución en el control de los esfínteres, dolor de estómago, ansiedad, o incluso gran dificultad para separarse de los padres.

–       Si suponen un gran deterioro de la vida social, familiar o escolar del niño

Anuncios

Un pensamiento en “LAS RABIETAS (II): recomendaciones para prevenirlas

  1. Pingback: Aprendiendo a perder | Psicología Clínica infanto-juvenil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s